Loto

El Loto es un súper ingrediente utilizado por sus muchas propiedades beneficiosas también en cosméticos. Un símbolo universal de elegancia, belleza y pureza, es una de las plantas más veneradas del mundo, en el centro de las religiones hindúes y budistas. Es una planta acuática perenne y puede crecer hasta 2 metros de altura. Sus raíces están firmemente plantadas en el lodo debajo de la superficie del agua, mientras que las flores crecen en la superficie del agua con más de 20 pétalos. La posición de los pétalos de este Súper Ingrediente está asociada a la posición perfecta en las prácticas de yoga, donde convergen los reinos físicos, mentales y espirituales de la humanidad. El mismo Buda describió el loto como la pureza del cuerpo y el alma, ya que flota sobre las aguas fangosas.

El Loto es rico en sustancias con propiedades antibacterianas y antioxidantes que lo convierten en un ingrediente perfecto para controlar el exceso de grasa y al mismo tiempo ayuda a mantener la piel hidratada. Todas sus propiedades que contribuyen a obtener una piel purificada se encuentran en la línea de cuidado facial Mattifying & Pureness de I Coloniali, creada con la colaboración de la Universidad de Pavía, pensando en las mujeres que luchan todos los días contra las imperfecciones de una piel mixta y poros visibles.

Por sus usos altamente curativos, la medicina india y ayurvédica tradicional china practica numerosos tratamientos corporales y mentales con las diferentes partes del loto. En la medicina tradicional china, los embriones de plantas se usaban para tratar trastornos nerviosos e insomnio. Hoy en Taiwán, las hojas de loto son populares porque se usan como ingrediente en las bebidas dietéticas, ya que promueven la pérdida de peso. Su potencial contra la obesidad se ha demostrado mediante el aumento de la lipólisis a nivel de los tejidos adiposos. Además, se ha demostrado que la neferina extraída de las semillas de loto tiene un efecto cardiovascular capaz de regular el ritmo cardíaco.

Las antiguas prácticas medicinales colocan al loto entre los primeros especímenes con un alto potencial de curación, mientras que las antiguas culturas india, china y egipcia lo usaban como fuente de alimento y como accesorio de belleza.