Arroz Negro

El arroz negro es un cruce entre diferentes especies de arroz integral y se cultivó en China hace 14,000 mil años: se llamaba «arroz prohibido» porque durante muchos siglos su cultivo fue muy difícil y la pequeña pero preciosa cosecha fue para las clases sociales más ricas. Esta especie particular de arroz es la más rica en antioxidantes y su uso en cosméticos se debe principalmente a su capacidad para estimular el metabolismo y hacer que la piel sea más elástica y suave. Además, el salvado interno está lleno de moléculas capaces de hacer que sus componentes penetren más fácilmente en la piel, garantizando una nutrición más profunda. Un componente muy importante del arroz negro se encuentra en su extracto aceitoso, gamma-orizanol, que protege los lípidos de la piel de la oxidación. Por lo tanto, su principal aplicación cosmética es la piel seca y la dermatitis, pero también se usa para prevenir las las manchas de la edad. No es casualidad que las propiedades del Arroz Negro estén incluidas en la línea de cuidado facial Hydra Brightening, diseñada para mujeres con un tipo de piel seca y tez apagada: la hidratación es importante no solo para tener una piel bella y radiante, sino también para protegerla de agresiones externas y prevenir el envejecimiento. Para hacer cumplir las virtudes benévolas de este arroz, los estudios clínicos muestran que algunas enfermedades degenerativas están menos presentes en regiones con un alto uso del arroz gracias a su poder antioxidante, por lo que hoy en día los nutricionistas acuerdan volver a poner este cereal en la dieta diaria. Incluso si un plato de arroz negro contiene una buena cantidad de calorías, la mayor parte del contenido de grasa se considera «bueno» y fundamental para la salud del cuerpo. Además, el arroz negro también puede ser consumido por celíacos y personas con diabetes, ya que no contiene gluten y tiene un índice glucémico bajo, y tiene un alto contenido de fibra, lo que lo convierte en una ayuda válida para aquellos que sufren de intestino perezoso. Finalmente, las leyendas antiguas hablan del poder afrodisíaco del Arroz Negro, tanto que hoy uno de los nombres con los que se llama es «Riso Venere», en memoria de la Diosa romana del amor y la paz.