Arroz

El arroz, un alimento básico para la población mundial (por lo tanto, uno de los más estudiados en términos de composición química y calidad nutricional), es para muchas personas en Asia sinónimo de vida: de hecho, el arroz ha dado forma a su cultura y su sociedad , que ha guardado celosamente su gran valor beneficioso a lo largo de los siglos, y no es casualidad que el arroz, y en particular el aceite de salvado de arroz, sea uno de los ingredientes naturales de Oriente elegido por I Coloniali. Gracias a su poder hidratante, nutritivo y antioxidante responde a las necesidades de nutrición y protección particulares, como en la crema de manos más vendida, con textura aterciopelada.

El aceite de salvado de arroz es ligero, penetra fácilmente y es adecuado para todo tipo de piel; ayuda a aumentar la elasticidad de la piel, mantiene la hidratación y reduce la aparición de signos de envejecimiento: por lo tanto, ayuda a proteger la piel de las agresiones externas como el viento, el frío, el medio ambiente urbano, la contaminación y el daño solar. El arroz, además de salvado y de aceite, puede ofrecer otros sub productos como alternativas efectivas a los agentes químicos para el cuidado de la piel y el cabello: por ejemplo, el almidón y el polvo de arroz, utilizados desde tiempos remotos como una solución absorbente de la grasa, suavizando y alisando el cutis. El arroz es utilizado en la línea de cuidado facial Hydra Brightening de I Coloniali.

A nivel nutricional, el arroz se considera un alimento alto en calorías pero saludable: también puede ser consumido por los celíacos, debido a su bajo contenido de grasa, colesterol y sal, representa la mejor dieta para la hipertensión, mientras que el bajo contenido de fibra lo hace útil en casos de trastornos del sistema digestivo.

Además de su alto valor nutricional, el arroz también es conocido como una planta medicinal, con varios textos antiguos que alaban sus propiedades curativas. En China, el valor medicinal del arroz se conocía ya en 2800 aC., cuando los médicos reales lo usaban para restaurar la tranquilidad y la paz interior. En escritos médicos tradicionales, las mezclas de arroz hervido se prescribían como lociones para los ojos, mientras que en la India, las antiguas prácticas médicas ayurvédicas prescriben el arroz como tratamiento para la inflamación.