image
Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque. Perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusa.
Search

REMEDIOS ANTIGUOS

Remedios antiguos y la ciencia Molecular son los pilares sobre los que se basa la efectividad de los productos de I Coloniali que, gracias a la colaboración con el Departamento de Biotecnología de la Universidad de Pavía, han podido redescubrir y potenciar un inmenso patrimonio.

Esta importante colaboración nos ha permitido crear una nueva generación de tratamientos para el cuidado de la piel que combinan los probados poderes de hierbas y especias, antiguos remedios naturales por excelencia, con los conocimientos científicos más modernos para una mejor penetración de elementos esenciales en la piel.

Gracias a estas técnicas modernas, es posible utilizar las moléculas activas de hierbas y plantas, maximizando su actividad incluso en bajas dosis.

Entre los súper ingredientes seleccionados para la eficacia antienvejecimiento, el Azafrán y la Mirra desempeñan un papel principal, ya que representan dos de los ingredientes fundamentales de un antiguo remedio redescubierto por I Coloniali y fuente de inspiración para la línea Age Recover, La fórmula del Theriaca.

Remedios Antiguos: El Theriaca

Sobre los efectos milagrosos de este antiguo remedio, se entrelazan la historia y la leyenda. Inicialmente, el Teriaca fue creado y utilizado como un poderoso antídoto contra el veneno de la víbora; su nombre deriva de la palabra griega “therion”, un término usado para referirse a la víbora u otros animales venenosos.

Su composición fue inventada por el médico de la corte de Mitrídates, rey de Ponto, de hecho inicialmente se la conocía como Mitrídate. La historia dice que Mitrídates hizo uso diario de este antídoto, atormentado por el miedo a ser envenenado, llegando a ser inmune a su misma droga, y cuando su reino fue derrotado por los ejércitos de Pompeyo, el Rey para no caer vivo en manos del enemigo tuvo que quitarse la vida con una espada.

Así fue como los doctores de la antigua Roma tomaron posesión de uno de los remedios más poderosos que jamás ha existido.

Sin embargo, el médico de Nerón, Andrómaco el Viejo, quien agregó la carne de la víbora a los ingredientes, perfeccionó la receta. A través de los años cambia la fórmula de los ingredientes, que fue revisada varias veces por muchos Maestros Boticarios, los llamados Maestri Speziali, pero hoy en día se le conoce como “El Teriaca Andrómaco“, tema profundamente tratado, incluso por la Universidad de Pavía, por  Marcello Fumagalli.

Todos los “ingredientes” simples utilizados para su creación, incluidos la mirra y el azafrán, fueron cuidadosamente seleccionados por los Maestri Speziali que seguían los calendarios de cosecha estacionales. En ese momento, la Serenissima (Venecia) era la capital del comercio con Oriente y no era muy difícil encontrar estos ingredientes.

La misma preparación de este antiguo remedio fue una ocasión especial y se percibió como una verdadera celebración. Los Maestros Speziali prepararon el antídoto en público, frente a los más altos cargos públicos y la población. Esto también se hizo para justificar el alto precio del milagroso medicamento.

Estas presentaciones públicas atrajeron la atención de especialistas de toda Italia. El primero en producirlo y utilizarlo en un hospital (el Ospedale Maggiore de Milán) y el primero en llevar este antídoto a los hospitales fue el Speziere G.B. Cucchi a principios del siglo XVII.

La Teriaca fue producida en Bolonia, Venecia y Nápoles, hasta principios de 1906.

Entre 1595 y 1605, el médico y filósofo Horacio Guarguanti de Soncino en su apología, escribió que a diferencia de otros remedios antiguos que él conocía, el Teriaca es el más “maravilloso” de todos, capaz de curar no sólo el mordisco de víboras venenosas, e incluso para defender el cuerpo humano de todos los males y prevenir enfermedades como la peste y la lepra. Por esta razón, todos los emperadores romanos regularmente tomaron esta poción milagrosa con una cucharada de miel y dos vasos de agua.

La efectividad del antídoto depende de su grado de maduración. El tiempo mínimo de maduración para considerar el antídoto efectivo era alrededor de 6 años, pero no era raro que los altos cargos públicos y los hombres más ricos tomaran el medicamento hasta con 36 años de maduración.

El Teriaca de Andrómaco, entre los muchos Remedios Antiguos transmitidos en la historia de la “spezieria”, es seguramente la fórmula más difícil y larga de preparar, y en consecuencia también la más cara. Incluso hoy en día, muchos de sus ingredientes se usan individualmente como tratamientos de belleza natural y para prevenir algunos de los males comunes del cuerpo humano. Muchos ingredientes ya no están permitidos en los cosméticos, como la carne de víbora y el opio. De todos los ingredientes de este antiguo elixir de juventud I Coloniali ha seleccionado la mirra y el azafrán, potentes antioxidantes y regeneradores del tejido cutáneo, y aliados perfectos para una piel joven.